600 079 999 (24h)

Alcohol

El alcoholismo es un padecimiento que genera una fuerte necesidad y ansiedad de ingerir alcohol, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestándose a través de varios síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingesta. El alcohólico no tiene control sobre los límites de su consumo, que va en aumento a medida que se desarrolla tolerancia a esta droga.1 Se considera como una enfermedad crónica, incurable, progresiva y mortal

Cómo tratamos el alcoholismo

Tratamos el alcoholismo sin síntomas de abstinencia y con el control de psiquiatras, psicólogos, terapeutas y enfermeras con extendida experiencia en el tratamiento de las adicciones.

Fase 1: Desintoxicación

Conducido por el médico psiquaitra del centro que evalúa el estado del paciente con el apoyo de la psicóloga y un terapeura. Realiza a través de visitas individuales con el paciente y la familia.

Fase 2: Deshabituación

Se profundiza en la aceptación y conocimiento de la enfermedad y se avanza a través de los estímulos externos de forma guiada, gradual y protegida, aprendiendo a incorporar hábitos de comportamiento saludables.

Fase 3 y 4: Rehabilitación – Reinserción

Supone un paso importante de cara a la plena reinserción psico-emocional. Se trabajan el conocimiento personal y autocontrol, los riesgos del hábitat del paciente y los comportamientos saludables a desarrrollar.