600 079 999 (24h)

Cannabis y marihuna

El cannabis, también conocido como marihuana, es el psicoactivo o psicotrópico obtenido de la planta del cáñamo con fines recreativos, religiosos y medicinales.

El cannabis contiene más de 500 compuestos químicos diferentes, entre ellos al menos 113 cannabinoides aparte del THC, tales como el cannabidiol (CBD), el cannabinol (CBN) o la tetrahidrocannabivarina (THCV), que tienen efectos distintos a los del THC, y también actúan en el sistema nervioso.

El cannabis se utiliza a menudo por sus efectos físicos y psíquicos, entre los que destacan un cambio general en la percepción, euforia y un mejor estado de ánimo, el aumento del apetito y una sensación de estar bajo los efectos de la droga, o «colocado» en el lenguaje popular.

Los efectos secundarios inmediatos incluyen la pérdida de la memoria a corto plazo, sequedad bucal, reducción de la capacidad motora, ojos rojos y sentimientos de paranoia o ansiedad.

Los efectos a largo plazo pueden ser la adicción, la disminución de la capacidad mental (en aquellos que comenzaron su consumo en la adolescencia) y problemas de comportamiento en niños cuyas madres consumieron cannabis durante el embarazo.

Los efectos, que duran entre dos y seis horas  comienzan a los pocos minutos de su consumo cuando se fuma, mientras que cuando se cocina y come, los efectos tardan entre 30 minutos y una hora en manifestarse.

CÓMO TRATAMOS LA ADICCIÓN AL CANNABIS Y LA MARIHUNA

Tratamos la adicción al cannabis y la marihuna sin síntomas de abstinencia y con el control de psiquiatras, psicólogos, terapeutas y enfermeras con extendida experiencia en el tratamiento de las adicciones.

Fase 1: Desintoxicación

Conducido por el médico psiquiatra del centro que evalúa el estado del paciente con el apoyo de la psicóloga y un terapeura. Realiza a través de visitas individuales con el paciente y la familia.

Fase 2: Deshabituación

Se profundiza en la aceptación y conocimiento de la enfermedad y se avanza a través de los estímulos externos de forma guiada, gradual y protegida, aprendiendo a incorporar hábitos de comportamiento saludables.

Fase 3 y 4: Rehabilitación – Reinserción

Supone un paso importante de cara a la plena reinserción psico-emocional. Se trabajan el conocimiento personal y autocontrol, los riesgos del hábitat del paciente y los comportamientos saludables a desarrrollar.