TRATAMIENTOS

Adicciones a sustancias

El alcoholismo es un padecimiento que genera una fuerte necesidad y ansiedad de ingerir alcohol, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestándose a través de varios síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingesta. El alcohólico no tiene control sobre los límites de su consumo, que va en aumento a medida que se desarrolla tolerancia a esta droga. Se considera como una enfermedad crónica, incurable, progresiva y mortal. 

La cocaína o benzoilmetilecgonina también conocida simplemente como coca, es un alcaloide tropano cristalino y fuerte estimulante utilizado sobre todo como droga recreativa. Las formas más comunes de consumo son inhalación, insuflación o inyección en vena. Los efectos mentales que provocan incluyen la pérdida de contacto con la realidad, agresividad, la agudización del estado de alerta y manía persecutoria, una intensa sensación de felicidad y agitación psicomotriz. Los síntomas a nivel físico son una rápida frecuencia cardiaca, sudoración y dilatación de las pupilas. Altas dosis pueden provocar una tensión arterial alta y el aumento de la temperatura corporal. Los efectos comienzan apenas unos segundos (o minutos) después de su consumo y duran entre cinco y noventa minutos. La cocaína es muy adictiva, debido a su efecto sobre la vía mesolímbica del cerebro, y existe un alto riesgo de sufrir dependencia, aunque el periodo de consumo haya sido corto. Su uso también aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular, infarto de miocardio.

El cannabis, también conocido como marihuana, es el psicoactivo o psicotrópico obtenido de la planta del cáñamo con fines recreativos, religiosos y medicinales.El cannabis contiene más de 500 compuestos químicos diferentes, entre ellos al menos 113 cannabinoides aparte del THC, tales como el cannabidiol (CBD), el cannabinol (CBN) o la tetrahidrocannabivarina (THCV), que tienen efectos distintos a los del THC, y también actúan en el sistema nervioso.El cannabis se utiliza a menudo por sus efectos físicos y psíquicos, entre los que destacan un cambio general en la percepción, euforia y un mejor estado de ánimo, el aumento del apetito y una sensación de estar bajo los efectos de la droga, o «colocado» en el lenguaje popular. Los efectos secundarios inmediatos incluyen la pérdida de la memoria a corto plazo, sequedad bucal, reducción de la capacidad motora, ojos rojos y sentimientos de paranoia o ansiedad. Los efectos a largo plazo pueden ser la adicción, la disminución de la capacidad mental (en aquellos que comenzaron su consumo en la adolescencia) y problemas de comportamiento en niños cuyas madres consumieron cannabis durante el embarazo. Los efectos, que duran entre dos y seis horas  comienzan a los pocos minutos de su consumo cuando se fuma, mientras que cuando se cocina y come, los efectos tardan entre 30 minutos y una hora en manifestarse.

La dependencia de las benzodiacepinas o la adicción a las benzodiacepinas es una condición en la cual una persona es dependiente de un medicamento benzodiacepinico.

La dependencia puede ser tanto psicológica como física o una combinación de ambas. LEspañola dependencia física sucede cuando una persona desarrolla tolerancia a las benzodiacepinas y como resultado de la tolerancia fisiológica y de los síntomas de abstinencia desarrolla una dependencia física, que se puede manifestar durante una reducción de la dosis o una suspensión del consumo como un síndrome de abstinencia de las benzodiacepinas.

La adicción, o lo que es a veces llamado dependencia psicológica, incluye el abuso y la necesidad imperiosa de consumir la droga no para aliviar los síntomas de la abstinencia, sino para experimentar sus efectos eufóricos o intoxicantes.

La adicción a las benzodiacepinas puede también incluir a personas que las toman normalmente, tal como fueron prescritas por su médico, pero no pueden parar de consumirlas frente a un efecto adverso. Es importante diferenciar la adicción y abuso de la dependencia física de la benzodiacepinas. La dependencia física es típica en los consumidores de largo plazo de benzodiacepinas recetadas, pero el abuso y la adicción no es típico en los consumidores bajo control médico.

Abordaje

Con el control de psiquiatras, psicólogos, terapeutas y enfermeras con extendida experiencia en el tratamiento de las adicciones consta de las siguientes fases.

FASE 1: DESINTOXICACIÓN

Conducido por el médico psiquaitra del centro que evalúa el estado del paciente con el apoyo de la psicóloga y un terapeura. Realiza a través de visitas individuales con el paciente y la familia.

FASE 2: DESHABITUACIÓN

Se profundiza en la aceptación y conocimiento de la enfermedad y se avanza a través de los estímulos externos de forma guiada, gradual y protegida, aprendiendo a incorporar hábitos de comportamiento saludables.

FASE 3 Y 4: REHABILITACIÓN – REINSERCIÓN

Supone un paso importante de cara a la plena reinserción psico-emocional. Se trabajan el conocimiento personal y autocontrol, los riesgos del hábitat del paciente y los comportamientos saludables a desarrrollar.

Menú de cierre